Cramond, la isla que no es isla…

Cramond, la isla que no es isla…

… ¿o sí que Cramond una isla? ¿Cuál es la respuesta a este misterio que rodea a esta pequeña población próxima a Edimburgo? Te invito a seguir leyendo…

Cramond, la isla que no es isla

Cramond, la isla que no es isla

Muy cerca de Edimburgo, más o menos como a una media hora en autobús (número 41), se encuentra este bucólico lugar, Cramond, famoso porque tiene una pequeña isla que no es isla o, mejor dicho, que sólo ejerce como tal unas horas al día.

En inglés se define como tidal island, ya que cuando la marea está baja, se puede acceder a este trozo de tierra que está conectado con la villa de Cramond por un paseo de un kilómetro y medio, aproximadamente.

ESCOCIA. CRAMOND, LA ISLA QUE NO ES ISLA...

El paseo tiene un kilómetro y medio de largo y hay que estar muy seguro del horario de la marea baja

Durante el recorrido, entre otras turiscuriosidades puede observarse una hilera de pilones de hormigón que al parecer fueron construidos como defensa de los submarinos alemanes, durante la II Guerra Mundial.

ESCOCIA. CRAMOND, LA ISLA QUE NO ES ISLA...

Al parecer estos pilones tenían una función defensiva durante la II Guerra Mundial

Cuando la marea sube, el camino pavimentado queda totalmente sumergido y apenas puede adivinarse la conexión entre isla y villa.

Si se quiere visitar el lugar, es recomendable consultar el horario de las mareas con anterioridad, ya sea en la Web o en la oficina de turismo en Edimburgo. Igualmente, si no pudiste obtener la información por estos medios, al inicio del paseo hay un panel donde está publicada la información, con las mejores horas para cruzar a la isla a lo largo del mes.

ESCOCIA. CRAMOND, LA ISLA QUE NO ES ISLA...

Al inicio del paseo hay un panel informativo con el horario de las mareas durante todo el mes

Saber de cuánto tiempo se dispone para la visita es muy útil, porque la marea sube muy rápidamente y en poco tiempo el paseo queda totalmente cubierto por el agua.

De hecho, cuando hice el paseo no pude llegar a la isla, porque un señor muy amable, que ya venía de vuelta, me advirtió que no me daría tiempo de regresar si decidía completar el recorrido. Por supuesto, siguiendo la sabia recomendación de que allá “donde fueres, haz lo que vieres”, di media vuelta y me dediqué a contemplar el paisaje.

ESCOCIA. CRAMOND, LA ISLA QUE NO ES ISLA...

Más de una persona despistada se ha tenido que quedar en la isla. En la misma no hay ningún tipo de servicios.

ESCOCIA. CRAMOND, LA ISLA QUE NO ES ISLA...

La excursión es totalmente recomendable, sobre todo si se tiene la suerte de contar con un día soleado. Queda muy cerca de Edimburgo, la villa tiene su encanto y, por los momentos, el número de locales supera al de los turistas.

También te puede interesar:

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: