Old Cromwell Town: una visita al pasado

Old Cromwell Town: una visita al pasado

Seguramente, la mayoría de las personas que han visitado la isla sur de Nueva Zelanda han oído hablar de la famosa macedonia de frutas en la entrada de Cromwell y, muy probablemente, pararon allí sólo para hacerse la correspondiente foto con uno de esos monumentos que sorprenden al visitante a lo largo del país, en muchos casos no precisamente por su belleza o buen gusto, antes de continuar su camino hacia Queenstown, Wanaka o Alexandra.

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

La macedonia de frutas que todas las guías mencionan al referirse a Cromwell

Sin embargo, Cromwell, pueblo de casi 5 mil habitantes esconde, y nunca mejor dicho porque cuesta un poco llegar a él, un bonito lugar al que merece dedicarle al menos una corta visita. Se trata de su antiguo punto neurálgico, bautizado como Old Cromwell Town Heritage Precinct.  

Un poco de historia del viejo Cromwell

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Old Cromwell Town nos traslada al pasado, aunque el coche de la izquierda no parece del siglo XIX

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Típica construcción de la época de la fiebre del oro

Conocida originalmente como The Junction, Cromwell vivió su momento estelar durante la fiebre del oro en el siglo XIX, pero al agotarse el preciado metal, se transformó en la “capital” de la fruta de la región de Otago (de allí su llamativa macedonia), impulsada por su clima y por su estratégica ubicación.

Entre las décadas de los 80 y 90, Cromwell vivió otro gran cambio debido a la construcción de la presa y central eléctrica de Clyde. Una vez finalizada la obra, en 1992, todo el valle se inundaría para dar paso al lago Dunstan. 

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Lago Dunstan

Como resultado, el asentamiento original, que se fundó justo donde se unía los ríos Kawarau y Clutha,  quedaría bajo las aguas.  

Así que un grupo de voluntarios, muchos de ellos artesanos, tomó la iniciativa de trasladar algunos de los edificios más antiguos a un lugar más alto y los que no pudieron moverse, se reconstruyeron lo más fielmente posible incluso con los mismos materiales. De esta manera nació Old Cromwell Town.

Old Cromwell Town: una visita al pasado

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Sólo por las vistas, vale la pena conocer este rincón de la región central de Otago

A primera vista, el mayor atractivo parecería ser las impresionantes vistas del lago que se pueden disfrutar desde este privilegiado entorno, pero si uno curiosea por su pocas calles y recovecos descubrirá que varios de los antiguos comercios se han convertido en galerías y talleres de pintura o escultura y que es posible ver a los artistas, e incluso conversar con ellos, mientras trabajan en algunas de sus obras.

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Una de las galerías de arte que pueden visitarse. También forma parte del Central Otago Arts Trail.

También hay pequeñas boutiques y un café, y en algunas de las construcciones están expuestos diversos objetos utilizados entre 1860 y 1900, en lo que fueran el obrador de pan, el banco o los establos.

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Desde el pequeño muelle, sale un barco de madera de 1929, restaurado, que hace un tour por el lago, aunque cuando yo estuve no pude verlo. Seguro que los fines de semana y en temporada alta podrá hacerse el paseo sin problema.   

La mayoría de las tiendas abren los 7 días de la semana, de 10 am a 4 pm. Los lugares para comer tienen un horario más amplio, especialmente los sábados y domingo.

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Tienda especializada en hierbas aromáticas

Tips para turistas curiosos

Cómo llegar a Cromwell

Es muy fácil llegar a Cromwell desde Queenstown, Wanaka o Alexandra, una buena razón para incluir esta parada en el itinerario. Vale la pena también detenerse en alguno de los numerosos puestos instalados a la orilla de la carretera, que venden fruta fresca de la región, especialmente durante el verano.   

No es tan sencillo, en cambio, conseguir el Old Cromwell Town, al menos la primera vez. Por ello, algunos de los comerciantes han decidido grabar videos para orientar a los visitantes, como éste que indica el camino si vas desde Queenstown (de paso, muestran otros lugares próximos, que también pueden ser de interés. Un 2×1.) 

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Clyde. Antigua carnicería, hoy convertida en una tienda gourmet.

Clyde, uno de los pueblos más bonitos de Nueva Zelanda

Apenas a media hora de distancia, en dirección a Alexandra, puede visitarse Clyde, otro asentamiento minero y considerado uno de los dos pueblos más bonitos de Nueva Zelanda.

Esta pequeña población conserva en muy buen estado diversas construcciones del siglo XIX, y de principios del XX, y es posible conocer la historia de cada uno de estos edificios gracias a un folleto informativo (Walk Around Historic Clyde) elaborado por voluntarios empeñados en promover el área de Dunstan. Casi todo lo que hay que ver se concentra en un par de calles, por lo que esta parada no quita mucho tiempo.

OLD CROMWELL TOWN. UNA VISITA AL PASADO

Clyde. Así solían ser las viviendas de los mineros que buscaban oro en los alrededores

Wanaka: coches antiguos y cervezas artesanas

Si en vez de desviarte hacia Clyde, prefieres seguir la ruta vía Wanaka puedes completar el paseo con una visita a un pequeño museo de coches y aviones antiguos – Warbirds & Wheels – y catar la cerveza que se elabora a poca distancia, en la fábrica Wanaka Beerworks.

Los sabores y tipos varían de acuerdo a la estación del año. Yo probé las de invierno y mis amigos las de primavera. Todas, rubias y negras, obtuvieron nuestro OK.

Wanaka. Uno de los elegantes vehículos del museo Warbirds & Wheels

Wanaka. Uno de los elegantes vehículos del museo Warbirds & Wheels

También te puede interesar:

This article has 3 comments

  1. OLD TOWN CROMWELL: UNA VISITA AL PASADO | Turiscurioseando, me ha parecido muy revelador, me hubiera gustado que fuese más amplio pero ya saeis si lo bueno es breve es dos veces bueno. Enhorabuena por vuestra web. Besotes.

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: